Video

In Vogue: The Editor’s Eye Trailer

Tags

Pendiente del documental de HBO “El ojo del editor” con Anna Wintour, Grace Coddington, Tonne Goodman, Carlyne Cerf de Dudzeele, Polly Allen Mellen, Camilla Nickerson, Phyllis Posnick and Babs Simpson. Estrena el 6 de diciembre en los Estados Unidos

Advertisements

Compras decembrinas!

Foto de Daniela Porano en The Silhouette

Si bien es cierto que Navidad es la época mas linda para mucha gente, también puede ser la más devastadora en materia de finanzas personales. Hemos esperado todo el año para echar garra a nuestros beneficios salariales, bonos y regalos en efectivo para poder comprar todo lo que no hemos podido durante 11 meses. Pero no todo es negativo, de forma inteligente y organizada podemos cubrir nuestras deudas, compromisos y comprar lo que necesitamos para tener una feliz navidad y un prospero año nuevo.

La clave (como en todo) es la ORGANIZACIÓN: Estos consejos son aplicables durante todo el año pero en diciembre es fácil dejarnos llevar por el espíritu navideño y el afán de gasto de otras personas así que hay que estar muy alerta y pensar antes de actuar:

Primero que nada: GUARDA DINERO para enero. Muchas personas gastan TODO cuanto reciben en diciembre sin pensar que cuando pasen las fiestas los compromisos económicos siguen ahí. El banco te va a cobrar igual tu cuota de tarjeta de crédito, hay que hacer el servicio al carro ya que este no entiende que gastaste todo un mes antes, o sencillamente una emergencia no tiene que ver con el estado de tu bolsillo así que es mejor prever esos gastos ahora que tienes dinero. Borra de tu mente la frase “después veré cómo hago”.

AMORTIZA DEUDAS: Si debes dinero a tarjetas de crédito, cuotas de vehículo, acreedores o prestamistas paga todo si esta en tu posibilidad o amortiza la deuda y así cumplir con esos compromisos. Recuerda que esas deudas influyen en tus records crediticios bancarios y en tu reputación financiera.

Una vez cumplido lo anterior ahora nos queda organizar las compras de navidad. No nos engañemos. Nos gusta comprar en navidad, hay ropa recién llegada a las tiendas y hemos esperado todo el año para por fin comprar ese ipad, o ese televisor que nos gusta desde agosto, pero antes de ir y poner esa tarjeta a echar humo PIENSA!

REGLA DE ORO: NO COMPRES PARA PAGAR FRACCIONADO: A menos que sea un bien inmueble (que ya sería una inversión) o una compra importante (carro) comprar “fiado” es el cáncer de las finanzas personales. Aléjate de mercaderes de bolsito y catálogos, son productos que se venden a precios superiores y si los necesitaras de verdad ya los habrías comprado. No sucumbas a “ayudar’” a quien vende fiado, no te ayudas a ti mismo. NO!

HAZ UNA LISTA DE COMPRAS Y REGALOS: A todos nos pasa que, tenemos una lista mental de todo lo que queremos pero, apenas vemos dinero en nuestro estado de cuenta la emoción nos borra la lista y ni la recordamos, nos creemos poderosas y que podemos comprar el mundo entero! ..Una lista nos ayudara a mantener los pies sobre la tierra y recordar lo que de verdad queremos comprar: ropa, zapatos, dos carteras? Anótalo y será más fácil recordarlo. Igual ocurre con la lista de regalos que queremos hacer, anota lo que comprarías a cada persona y haz un presupuesto general y así no gastas más de lo que tenias pensado. No regales por obligación, la razón de ser de un regalo es porque quieres hacerlo, obligado nada y menos si nos cuesta dinero. Tus finanzas primero!

INVESTIGA para hacer esa lista de compras: visita blogs de moda o del área en la que se concentrarán tus compras, lee revistas, pregunta a amigas o vete un día a mirar vitrinas, así tendrás una idea más clara de lo que quieres comprar, podrás comparar precios de antes y ahora, así evitamos la compra impulsiva que siempre termina en remordimiento y menos dinero.

PENDIENTE DEL GASTO HORMIGA: El gasto hormiga es aquel que se va poquito a poquito, compraste una cremita para las manos, almorzaste con una prima, compraste unos lentes “porque estaban baratísimos”, le invitaste a tu amiga un helado y en la noche te preguntas “¿Y los 300bs que tenía en efectivo?” pues los gastaste y ni cuenta te diste! Por pequeños que parezcan considera estos gastos en tu lista: el almuerzo o una merienda del día de compras, el ticket del estacionamiento, mini gastos extra, etc.

TARJETA DE CREDITO: La tarjeta de crédito es una herramienta muy personal, los criterios de uso varían asombrosamente, pero, en opinión personal prefiero usarla para pagos importantes, pagos grandes o emergencias (fuera de bromas, una manicure no es una emergencia). No la uses para pagar montos pequeños ya que así vas acumulando deuditas y deuditas y los intereses son altos. A menos que estés remodelando un bien o (milagrosamente) compres toda tu lista de ropa en una sola tienda no la sub-utilices.

ANALIZA TUS OPCIONES: Piensa inteligentemente cuales son tus opciones de compra, tiendas, precios, promociones. Vale la pena gastar en un viaje a puerto libre por un electrodoméstico que está “mas barato”? Tengo amigas que JAMAS compran en Zara o Bershka en diciembre sabiendo que en enero las rebajas de precio son un hecho, dicen que prefieren ir a otras tiendas y esperar las ofertas. Todo va a depender de tus preferencias es bueno pensar si de verdad vale la pena comprar en ciertos lugares.

LLEVA UN REGISTRO de tus gastos: Una agenda es ideal para hacer tus listas y llevar un registro de lo que has gastado y cuánto te queda. Si eres más tecnológica existen aplicaciones para dispositivos móviles que te ayudan en esa tarea, yo uso Money de ibearsoft.com ahí hago presupuestos, pongo recordatorios de mis deudas y registro mis gastos con fecha.

NOTA IMPORTANTE: Debemos ser MUY cuidadosos con nuestro dinero, sobre todo en estas fechas, pendiente de no perder de vista nuestra tarjeta al pagar, no la pases más de tres veces si el punto de venta no procesa el pago. No saques efectivo si no es necesario. Cambia tu clave secreta cada cierto tiempo. Suena a comercial bancario pero NO aceptes ayuda de desconocidos ni realices transacciones si ves que el cajero tiene algo diferente. Una vez usada la tarjeta guárdala en su sitio. Cuida tu dinero!

Necesito zapatos!

…Es la eterna repuesta a cualquier situación femenina, pongan la circunstancia y la respuesta mental siempre será la misma: Necesito zapatos

Nuevo trabajo: necesito zapatos; estas embarazada: necesito zapatos;  vamos a una boda: necesito zapatos; quieres ir a cenar?: necesito zapatos. Estoy triste: necesito zapatos; Estoy feliiiiiz!: necesito zapatos!

La única vez que  la respuesta cambia es cuando se cuestiona a si misma, es decir, si alguien (llámese novio, amiga, madre, esposo) se atreve a cambiar el tono de respuesta por pegunta sumándole un insolente “mas” <Necesitas [mas] zapatos?>  Responderemos sin pensar: nunca son suficientes..

El caso es por qué? …qué tienen los zapatos, siendo solo un par e objetos nos hacen sonreír  sin importar siquiera que no nos pertenezcan (aun)?

Conozco mujeres que prefieren un closet lleno de zapatos que la compañía de un hombre, en serio!

Pensando en esto y mirando a varias mujeres a mi alrededor, caminando orgullosas del tac tac tac de sus tacones contra el piso, otras presumiéndolos  a sus amigas, otras mirándolos con ojos enamorados en vitrinas de tiendas. No es mentira, las mujeres siempre queremos zapatos.

No se si tendrá que ver con sensación de superioridad que ofrece la altura, sentir que, aunque sea por 10cm somos más altas y con eso poder mirar hacia abajo todo lo demás. La forma que adoptamos al ponernos un par de zapatos altos no tiene que ver con anatomía, es un efecto instantáneo (observen mujeres probándose zapatos en una tienda) y de una vez somos otras. Derechitas sacamos el pecho y sin explicación somos más sexis. Está en la mente, pero el interruptor parece estar en los talones.

Otra razón parece ser la competencia, y las mujeres somos especialistas en competir! Nos hace sentir bien tener más zapatos que otra (o al menos creerlo), provocar envidia,  queremos llegar a un lugar y que todas miren y admiren nuestros zapatos ya que, a diferencia de la ropa, los zapatos  son bellos por sí mismos, no hay que tener una figura de pasarela para usar bonitos zapatos, no hay que tener 550cc de silicona en los pies, no es necesario ser una fitness model para mostrarlos con orgullo. Los zapatos distraen la vista de otras mujeres de los demás “defectos” que creemos tener. Mientras más zapatos tenemos, mejor nos sentimos con nosotras mismas, nos dan la dosis de seguridad necesaria para (nada mas) conquistar el mundo!

Hombres. Pareciera que no les importa, parecen exasperados cuando nuestra “necesidad” de zapatos es satisfecha pero como les gusta mirarnos entaconadas y fantasear con nosotras en esos súper altísimos zapatos. Si fueron las prostitutas quienes popularizaron el uso de zapatos altos para sus prácticas los hombres recibieron esa tendencia con mucho entusiasmo. Mujeres, no engañan a nadie: a todas nos gusta ser admiradas por los hombres.

Los zapatos, mas que objetos materiales son nuestros amigos, cada mujer le da la vida que necesitan para ser detonantes del protagonismo que todas amamos. No importa si son extravagantes y atrevidos, si son sencillos, como sea los zapatos consiguen atraer la atención de otros hacia nosotras y eso nos gusta. Amigos así nunca son suficientes.

Queridos hombres, la respuesta a esa irritante pregunta que siempre hacen es Si, los usamos todos.

Disponibles en Zuaba C.C. Sambil Maracaibo

Disponibles en Zuaba C.C. Sambil Maracaibo

Disponibles en Zuaba C.C. Sambil Maracaibo

Disponibles en Zuaba C.C. Sambil Maracaibo

Disponibles en color negro en Zuaba C.C. Sambil Maracaibo