Daytona Beach es famosa por dos cosas: su playa de 23 millas de largo (unos 37.0149 km) cuya arena es tan compacta que permite carreras de autos y motos; y su autódromo, el Daytona International Speedway donde se corren dos de las carreras mas importantes del circuito, las 500 millas de Daytona y las 24 horas de Daytona.

  Daytona Beach esta en el condado de Volusia, en Florida. Llegamos en carro desde Orlando y son aproximadamente 40 minutos si hay tráfico. Sin embargo Daytona tiene un aeropuerto internacional, asi que si no te gusta mucho la carretera puedes llegar cómodamente en avión.

El motivo de mi viaje a Daytona fue de trabajo pero es inevitable hurgar la parte turística de la ciudad, menos habiendo llegado el ultimo día de las 500 millas de Daytona. Llegamos a eso de las 7pm por lo cual el Speedway estaba a reventar de público, canales de tv deportiva y tráilers de autos de carreras.

Nos quedamos en la calle del mismo nombre, International Speedway y les recomiendo 100% buscar hosedaje por ahi. Por estar frente al autódromo está llena de hoteles, restaurantes, farmacias, supermercados y centros comerciales a los que se puede llegar tranquilamente a pie. Esta vez nos quedamos en el Extendedstay Deluxe Hotel, de la misma cadena de los Homestead Hotel. Me gusta esta cadena porque son muy económicos y las habitaciones son tipo estudio con cocina, el hotel tiene free wi-fi, piscina, gimnasio, lavandería, llamadas locales gratis y si tienes mascotas son “pet friendly”, todo esto desde 60$ la noche, además este hotel en especial esta junto al Volusia Mall y solo hay que atravesar el estacionamiento para llegar. www.extendedstayhotels.com

Donde comer? Al igual que en cualquier ciudad del imperio Daytona tiene disponible cualquier restaurant que se te ocurra, desde cadenas de comida rápida hasta restaurantes por especialidades, cada vez que viajo no dejo de visitar Ihop y Applebees pero esta vez tuve una “fiebre” por Steak ‘n Shake. Una cadena de restaurantes pequeños, de estilo cincuentoso y cuya especialidad son las “hamburguesas de filete” y las milkshake. Las porciones no son muy grandes pero por el precio satisfacen, comíamos tres personas y la cuenta nunca pasaba de los 20$. Abren 24 horas y de 2 a 4 pm y am tiene “happy hour” en merengadas. La Western bbq & bacon burguer con papas, la Grilled salad o la Royale steakburguer con papas fritas están entre mis favoritos y por supuesto la M&M milkshake!

Desde que llegamos dije que Daytona es una ciudad muy badass, por todos lados ves carros de carreras o amantes de Herleys paseando en sus motos por la playa. La playa es otra cosa, la arena es blanca…literalmente! Apenas pude ir un momentico mientras mataba tiempo entre diligencias pero es la típica playa americana: camionetas vendiendo helados, muelles de madera, hoteles cuyas terrazas dan a la playa y en este caso motos y mas motos..

No podía dejar Daytona sin ir al circuito, así que el ultimo día entramos a “mirar”. Resulta que, mientras no haya carreras, se puede hacer dos tipos de tours: el All Access Tour que incluye las instalaciones y la pista por 25$ por persona y el Speedway tour que solo incluye la pista por 15$ por persona. Por el apuro ese era el mío!

Si te gusta Nascar el tour es muy emocionante, dura 40 min. y vas en un “trencito” y el guía inicia mostrando los famosos túneles por donde entraban los autos, digo entraban porque esos túneles ahora están cerrados, hicieron unos nuevos, mas grandes y mejor ubicados según la remodelación que sufrió el circuito en el 2004. Entrar a la pista es abrumador, miras hacia arriba y ves las gradas, miras hacia adelante y ves las curvas y la inclinación del pavimento (no se mucho sobre automovilismo) y la guía te va contando sobre la historia de Nascar y la pista mientras te va mostrando los pits, los garajes, las zonas de motociclismo, las áreas de transmisión donde se ubica FoxSports y los demás canales, la Gatorade Victory Lane (el podio), la Sprint Fan zone. Un lago artificial que almacena agua para las carreras de lanchas y a la vez para uso en caso de incendios, un Trailer Parking zone, donde se ubican (durante la semana que dura la competencia)  los motorhomes  de los dueños de los autos que participan, incluso un salón de reuniones donde se pueden hacer hasta bodas!  Lo que más me llamo la atención es que hay un mini hospital dentro de los anexos de la pista, una sucursal del Halifax Medical Center para atender cualquier contingencia medica que se presente incluyendo partos! Si! Partos!

No pudimos dar la vuelta completa a la pista ya que el equipo estaba reparando los daños ocasionados por el accidente de Juan Pablo Montoya, pero tuvimos la suerte de poder ver el carro que gano esta vez, un Ford Fusion aun empegostado de champaña y papelillos conducido por Matt Kenseth. Según entendí los equipos no pueden llevarse el carro hasta pasado un tiempo para que los fanáticos puedan verlo.

Definitivamente Daytona es una ciudad muy interesante, siempre tiene actividad; cuando no hay Nascar hay carreras y exhibiciones de motociclismo, ciclismo, conciertos, etc. Vale la visita.

🙂

Advertisements